El Fiscal pide 234 años de cárcel para el monitor acusado de abusar de 16 menores en Leon

La Fiscalía solicita un total de 234 años de cárcel para R. P. F., un monitor de campamentos de verano acusado de abusar sexualmente de 16 menores en el municipio de Carucedo, en el comarca leonesa del Bierzo, en 2011 y 2012

 En el juicio, que comienza en la Audiencia Provincial de León y está previsto que se prolongue hasta el próximo 9 de marzo, el acusado se enfrentará a 16 delitos de corrupción de menores, otros tantos de abusos sexuales, 12 de ellos continuados, y uno más delito de revelación de secretos.Concretamente se enfrenta a 114 años de cárcel por los 16 delitos de corrupción de menores; a 72 años por 12 delitos de abusos sexuales continuados; a 16 por cuatro delitos de abusos sexuales, y a dos más por revelación de secretos.La Fiscalía pide además que el acusado indemnice con 132.000 euros a los menores de los que supuestamente abusó.

El acusado, que permanece en prisión preventiva desde su detención en noviembre de 2012, grababa los supuestos abusos que cometía y se entregó a la Policía en Madrid tras tener conocimiento de que su mujer, embarazada en aquellos momentos -la pareja tenía ya un niño de cuatro años-, le había denunciado tras hallar en un armario de la vivienda familiar un disco compacto de contenido pederasta.Tras la detención, la Policía registró la taquilla del acusado en las dependencias del Samur del barrio madrileño de Vallecas, donde trabajaba como conductor, y halló más material audiovisual de contenido pederasta.


Trabajaba desde 2006 como conductor auxiliar contratado por la empresa adjudicataria del servicio de Samur Social del Ayuntamiento de Madrid.R.P.F. organizaba campamentos infantiles con la Asociación Juvenil de San Cristóbal, ubicada en el Parque Móvil de Madrid, la zona de residencia de los chóferes de los ministerios, y además era monitor de natación.

El acusado, quien declaró ante la Policía ser culpable de todos cargos que pesaban contra él, abre el juicio con su declaración.Según consta en sumario, sus víctimas eran siempre niños -nunca niñas-, y los más pequeños tenía siete años de edad.Abusaba de ellos cuando estaban profundamente dormidos -por lo que abrió una investigación para determinar si los había sedado- y a otros los grababa cuando se duchaban y se cambiaban de ropa en los vestuarios de la piscina.


FUENTE: EL MUNDO. 

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: