Un títere de “El Chiringuito” da lecciones a los niños…. y sigue libre



 Recibo este maravilloso vídeo “educativo” y me cuentan que Pedrerol dijo anoche que los niños desayunaban con su chiringuito, algo que de confirmarse puede explicar el nivel de fracaso escolar en este país mucho mejor que mil sesudos análisis de expertos en la materia. 

 Una vez vista la genialidad de esta mala copia del gran Ozores, reviso algunos vídeos del programa de anoche y compruebo lo que sospechaba, cuando algo parece que no puede ir a peor alguien se encarga de demostrar lo contrario. Giusepp ayer me pareció por momentos una persona normal, incluso un normal periodista en el momento en que el canal en el que trabaja nos ofrece el resumen de los partidos no televisados en abierto, lo vi hasta que el hombre se sacó la corbata y ofreció su verdadero rostro, ese de un mal presentador de Real Madrid TV y al que ni una mayoría de madridistas soportan. 

 Tiene además este buen hombre la sabia costumbre de rodearse de lo mejor del panorama periodistico deportivo salvando alguna honrosa excepción, un grupo o banda bastante desorganizada y no de titiriteros sino de títeres sin castigo y que dejan claro desde hace años que alguna voz superior habla por ellos o de lo contrario habría que pensar muy seriamente en el estado de su estabilidad mental, me inclino por el escaso metal que dicen recibir quizás por que el que reparte se lleve la mejor parte. 

 Ayer y como parece ser costumbre al ¿analizar? un partido de su declarado enemigo, el protagonismo siempre fue para el mal momento que pueden sacar del mismo. Estos presuntos líderes de audiencia podrán ver miles de obras de arte pero en su cortas mentes solo quedará el polvo que vieron en algún marco. 
 No vamos a aplaudir aquí lo que hizo Jordi Alba, un gesto de exageración que sobra y punto, pero de eso a convertirlo en el centro de un programa ¿deportivo? media un abismo. Lo que me parece censurable y lamentable es la homilía de este ???? dirigida a los niños, unos chavales que deberían tener prohibido por sus padres la visión de espectáculos que incitan al odio y a la violencia.  Unos niños y jóvenes que -salvando excepciones- no se ponen la camiseta del lateral izquierdo sino la de uno mas mediático y bastante poco ejemplar, pero que recibe un trato muy distinto en un circo que quiere engañar y ya no puede. Es que a un horario televisivo en el que los que duermen poco deben elegir entre velas negras, cartas marcadas, pitonisas o pitonisos, publicidad engañosa o chillonas con escote, puede que una mayoría elija un programa que reune en si mismo todos estos ingredientes. 
 Que hagan lo que les venga en gana, lo único que se pide es que a los niños mejor que ni los nombren, ya bastante tienen con la violencia que presencian cada fin de semana en su entorno como para tener que aguantar “mamarrachadas”. 

Solo alguna de las reacciones a este esperpento, la mayoría no son aptas para menores. 

menudos subnormales de presentación periodística del fútbol esp. ridículo,tras ridículo,

los niños del colegio, entienden y saben de futbol mas que tu..
  1. fingir esta mal pero mas malo es verlo a usted que hasta ganas de vomitar me da

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: