Parada Piñor ante el Antela, semifinales Copa Diputación

 

p-pinor-finalista-copa

ARRIBA.- CARRERA: Un todo terreno, al que aun se le puede ver hoy corriendo por las carreteras de los alrededores. Poca técnica pero insuperable en el salto de cabeza. NUÑEZ (Fallecido) Un gran central y mejor persona, D.E.P.  JORGE (BUTI). Lo de Buti por las butifarras, era catalán y fue una pieza clave en la semifinal, mejoró al cambiar la camiseta que le hacia sentirse incomodo. LUIS (FERRETE) La tranquilidad en la portería, pero siempre llegaba a los balones. Padre de Xian, portero del Barbadás. ROCHA: Goleador, tecnico y sacrificado. Tomaba vasos de leche continuamente para estar en forma y entrenaba a las ocho de la mañana cuando no podía hacerlo en sus horas. JUAN: parecía lento pero excelente marcador, como funcionaba a gasoil, terminó de mecánico. JULIO IGLESIAS: Nada que ver con el cantante, excelente central cuando no quería sacarla jugando, entonces… EL MISTER..¿? Un aprendiz, lo sigue siendo.

ABAJO.- JOSE LUIS (XUNCA) Gran zurda, lateral que se incorporaba al ataque y ponía unos centros excelentes. CHICHO: Tecnico y de gran pegada, sus faltas eran medio gol. Llegó a presidir el club. GONZALITO: La habilidad de un futbolista difícil de parar, hacía estragos en las defensas contrarias. MEIJE: El gran capi,  dando ejemplo dentro y fuera del campo. NENE: Un libre a la antigua usanza, barria todo lo que pasaba por su lado. Nunca pasaba del centro del campo, un seguro de vida. OVIDIO: Jamás se despeinaba, tecnico y gran deportista. Extrañamente, jugando de lateral nunca vio una tarjeta. JUANES: Pundonor, garra y un futbolista indispensable en cualquier equipo. JUSTO: Pudo haber llegado lejos si no fuera por… Nunca perdonó al mister no haber jugado la final. Gran amigo y gran calidad. Ahora corre a diario.

 

Imagen correspondiente al partido de vuelta de la semifinal jugada en A Chaira ante el Antela (1-0 y a la final).  Un grupo de excelentes futbolistas y mejores personas. Eran otros tiempos,  la unión y el compañerismo obraban milagros. Nadie cobraba pero nadie faltaba a un entrenamiento a pesar de que algunos llegaban cansados de su trabajo, realizaban circuitos, farleks, subidas a San Benito, pero nadie se quejaba. No existian preparadores fisicos pero apenas había menos lesiones musculares, no habia grandes charlas tácticas pero daba gusto verlos jugar, no se preparaba en exceso la estrategia pero se veían grandes goles a balón parado. Eso sí, la ilusión era grande y la calidad también. Un abrazo a todos, “compañeros”. 

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: