Admirable Secundino Basalo, punto final

Se ha ido Secundino Basalo y ya los medios locales hacen una breve reseña de su trayectoria. Como no hay excesivas fuerzas para escribir todo lo bueno que nos dejó, aquí abajo recuerdo algo que escribí hace unos años y que poco se diferenciaría de lo que plasmaría hoy en este mismo sitio. El fútbol base ourensano está de luto, perdimos a una gran persona y muchos niños con poco amparo… a un padre. 
“Leyendo alguno de los comentarios en los que se menciona a este hombre, uno siente la obligación de escribir algo en su honor. Normalmente solemos recordarnos de los grandes personajes del fútbol cuando ya no están con nosotros (a veces ni eso), pero en este caso hablamos de alguien que  sigue al pie del cañón (ojalá por mucho tiempo), considero que la trayectoria futbolistica y humana de Secundino Basalo, debe ser reconocida por todos los que vivimos el Futbol Base en nuestra ciudad. Por desgracia cada vez van quedando menos personas como el, ya que es muy duro el trabajo del dia de mucha gente que se deja la piel por mantener en pié sus ilusiones, a sus “pequeños” pero grandes equipos, para que al final sean otros los que se cuelguen las “medallas” y se aprovechen de su esfuerzo y sacrificio.  Es necesario un gran amor al futbol y un par de… para seguir en la brecha, en las condiciones del fútbol de nuestros dias. Tenemos la suerte de que al menos de momento, aun quede gente como el en muchos clubes de la provincia, todos sabemos que existen, y que sin ellos no seria posible la existencia de muchos equipos en la base, admiten que les toca bailar con la  “mas fea”, reconociendo en muchos casos su papel de comparsas o sparrings de los mas “grandes”, les cuesta juntar a los niños suficientes para formar un equipo y si una temporada logran formar un grupo interesante, saben que al año siguiente la mayor parte de ellos desaparecerán “misteriosamente”. De ahí que su labor sea todavia mas GRANDE. Secundino y otros como el, no son gente de pizarra, conos, entrenamientos “avanzados”y sabiduria táctica (al menos no van de eso por la vida), pero tienen la humildad y el conocimiento suficiente para realizar el trabajo que no viene en los libros: el trato humano, el considerar a los niños como tales haciéndoles disfrutar con su juego favorito y la falta de prepotencia, algo de lo que estamos sobrados en nuestro futbol. Animo a todos los secundinos que existen en este deporte, y pensemos que tras cada proyecto realizado siempre existe una idea previa, nuestro fútbol base necesita de vuestra iniciativa para que esto no acabe muriendo definitivamente o terminemos jugando un tute de cuatro.”

 Con J.M. Pico. (otro grande), en el Torneo que Atox Ourense organiza y que en buena parte, gracias a estos dos luchadores por las buenas causas, fue un éxito año tras año. El fútbol base se va quedando sin alma, eso que se tiene o no se tiene, pero que nadie te va a enseñar en un curso.  Secundino tenía el nivel cuatro y consiguió los mejores títulos, esos que no se ven en las absurdas clasificaciones de niños pequeños, pero sacar de la calle a chavales para integrarlos en el deporte aunque no sepan darle al cuero, tiene mucho mas valor que buscar a los mejores en los colegios para “campeonar”. D.E.P. 

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: