El Urgavona CF expulsa del Club a Alejandro Lloris, sancionado con trece partidos por agredir al árbitro

Doce partidos de suspensión por agresión al árbitro y otro más por doble amarilla. Este es el castigo impuesto por el Comité de Competición de la Federación Jiennense de Fútbol al jugador del Urgavona CF, Alejandro Lloris, por golpear al colegiado del partido que su equipo disputó, el pasado 31 de enero, contra el Atlético Arjonilla en el Estadio Municipal Manuel Vidal de Arjona. La sanción no solo le ha costado estar trece partidos apartado de los terrenos de juego, sino, además, su expulsión como futbolista del primer equipo del Urgavona CF, según confirma el coordinador del club, Pedro Lorite.
Lloris, jugador de 20 años y natural de Andújar, que lleva tres temporadas en club arjonero, fue expulsado en el minuto 69 por doble amarilla, tras cuestionar el arbitraje de Gómez Rueda. En ese instante, según recoge el acta arbitral, el futbolista se abalanzó sobre él y le agredió. La junta directiva acordó conceder la baja a Lloris como medida disciplinaria por su comportamiento. Es más, la entidad muestra su “total repulsa” a cualquier tipo de violencia, ya sea contra el árbitro o sus asistentes, otro jugador o cualquier componente del equipo rival. Pedro Lorite asegura que la acción de Lloris es intolerable y, por tal motivo, se tomó la decisión de expulsarlo del primer equipo. En este sentido, subraya que el Urgavona se ha caracterizado por ser un club que, ante todo, defiende el juego limpio y el respeto entre los deportistas, así como rechaza de manera absoluta cualquier tipo de violencia física o verbal de los campos de fútbol, ya sea en los terrenos de juego o en las gradas.
El responsable del Urgavona reconoce, del mismo modo, que Lloris está “muy afectado” por lo sucedido y ha pedido perdón, tanto al club como a la afición, por su conducta en el partido contra el Atlético Arjonilla, en el que también fueron expulsados por Alejandro Gómez el entrenador local, José Alberto Frías, y el futbolista del mismo equipo, Ramón.
Matización. Al margen del duro castigo impuesto a Lloris, el club arjonero expresa su malestar por los hechos relatados por el colegiado en el apartado de observaciones sobre incidentes con el público y la ausencia de la Guardia Civil antes de comenzar el partido de rivalidad comarcal ante el Atlético Arjonilla. El coordinador del Urgavona asegura que el árbitro no se ajusta a la realidad y explica que, nada más solicitar la presencia de las fuerzas de orden público, se personó en el estadio un agente de la Policía Local ante la imposibilidad de hacerlo, en ese instante, la Guardia Civil que, sin embargo, llegó poco después. La petición del jiennense Alejandro Gómez Rueda, según el responsable arjonero, se debió al supuesto lanzamiento de “una china” desde la grada, que un asistente recogió del césped. En todo momento, el Urgavona mostró su colaboración y siguió las directrices del colegiado hasta tal punto de que el delegado del equipo es un agente de la Benemérita. Por ello, no entiende la reacción de Alejandro Gómez Rueda en el acta, en la que no deja en buen lugar al Urgavona. Incluso, recuerda que los guardia civiles llegaron diez minutos antes de que sucediera la agresión de Lloris. Además, Pedro Lorite afirma que el club solicita siempre la presencia de las fuerzas de orden público, si bien hay partidos que, por diferentes motivos, no pueden estar desde el principio

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: